Se ha visto mucho en las artes marciales mixtas y el tema del retiro puede resultar uno de los más interesantes. Se dice mucho, sin duda, pero todo se resume a que un peleador nunca se retira del todo. El veterano de 23 peleas profesionales, Matt Wiman podría darle bastante peso a esa idea porque su vuelta a la jaula, que marcará su inesperado retorno luego de casi 5 años, se convertirá en uno de los atractivos del UFC Greenville de este sábado.

Hace 10 años atrás, cuando por aquel entonces la categoría de peso ligero de UFC se consolidaría como una de las más competitivas del deporte, Matt Wiman, quien en aquel entonces era un joven peleador de 25 años de edad, regalaba estupendos desempeños y emocionantes peleas. Wiman nunca llegaría ser un contendiente al título o un top 10, pero sí un nombre muy respetado en la división. 

Matt Wiman era un peleador bastante experimentado, con habilidades para la pelea de pie y capaz de intercambiar golpes con cualquier oponente (no por algo se adjudicaría 4 bonificaciones a la Pelea de la Noche), y también un excelente bagaje de técnicas para el combate de piso. En pocas palabras, era un peleador completo.

Pero, pese a tener condiciones para hacer una carrera como un contendiente, el oriundo de Denver presentaría diversos obstáculos en su camino.  

En julio del 2011, Wiman, quien llegaba de vencer a Shane Nelson, Mac Danzing y Cole Miller, respectivamente, estaba a punto de convertirse en un fuerte contendiente en la categoría, pero se rompería su racha de 3 victorias en fila cuando Dennis Siver lo vencería en una decisión bastante controversial. 

La carrera del apodado Guapo continuaría. 

Después de conseguir dos victorias en fila y vencer al prospecto Paul Sass en su propio juego de pelea, Matt Wiman tomaría otro gran combate frente al recordado TJ Grant, con quien perdería por la vía del nocaut. 

Diez meses más tarde, el veterano del TUF 5 vencería a Isaac Vallie-Flag y poco después recibiría una pelea frente a Leonardo Santos, aunque saldría por culpa de una lesión en la espalda. Desde ahí pasarían casi 5 años desde la última vez que el Guapo pelearía profesionalmente.   

Matt Wiman fue un peleador bastante entretenido y un nombre respetado en los ligeros que, en cada gran pelea de su carrera—frente a Dennis Siver y TJ Grant—, quebraría su ego. 

En este retorno, Wiman volverá a una categoría donde la competencia es muy diferente a la de hace media década atrás. Los pesos ligeros y las otras divisiones de peso presentan en la actualidad una competencia de nivel superior y eso, efectivamente, no es ningún secreto.

La vuelta a la jaula del Guapo, quien es recordado por noquear a Thiago Tavares en una de las mejores peleas del 2008, parece ser un regreso efímero o, mejor dicho, una despedida formal del deporte. Matt Wiman volverá a entrar a la jaula luego de 5 años para hacer frente a Luis Peña, un joven talento de 25 años de edad que tiene un récord profesional de 6-1 y 2-1 en el octágono. 

Luis Peña se convierte en una pelea bastante idónea—en los que respecta a nivel de competencia y estilo de pelea—para el regreso de un Matt Wiman que, a sus 35 años de edad y sin haber anunciado nunca un retiro oficial del deporte, vuelve a ponerse los guantes. 

Este sábado en las preliminares del UFC Greenville, el veterano Matt Wiman podrá presentarse y a su vez despedirse de los nuevos fanáticos del deporte como uno de los mejores pesos ligeros de hace media década atrás; o, aunque parezca una idea surrealista y a la vez factible, retomar su carrera.