La palabra underdog (en español y bajo el contexto de las MMA: el subestimado) podría ser fácilmente algo con lo que Anthony Smith ha tenido que lidiar a lo largo de su carrera, hasta hoy, diría. Y es comprensible llegar como el menos favorito cuando la experiencia es menor o simplemente cuando no se abarcan tantas áreas del deporte, pero eso curiosamente no ha sido el porqué en la carrera del apodado Corazón de León. Con 30 años de edad, 46 peleas profesionales y ocupando el lugar número 2 del mundo en la categoría de los semipesados, Anthony Smith nos asegura que aún tiene mucho por demostrar.  

Es inevitable no recordar una noche de hace alrededor de 8 años en la extinta Strikeforce cuando un joven Anthony Smith robaría la atención de Lumumba Sayers—quien había hecho algo de ruido por vencer al veterano Scott “Hands of Steel” Smith—luego de someterlo fácilmente en el primer round. Smith, un peleador par time en aquel entonces de 22 años de edad, sorprendería, pero esa sería solo la primera vez. 

Hoy en día con casi 50 peleas profesionales y más de 11 años de experiencia, Anthony Smith se ha convertido en un real contendiente al título de los semipesados y en uno de los mejores peleadores del mundo, aunque muchas veces se le ha cuestionado calificándolo prematuramente como el peleador con menos posibilidades de ganar. 

La realidad es que en la categoría de los 84 kilogramos el nombre de Smith nunca haría ruido en el octágono, pero la movida a la división de los semicompletos sería, indefectiblemente, la mejor decisión de su carrera. De hecho, el peleador cristiano conseguiría algunas importantes victorias sobre Josh Neer, Brock Jardine y Héctor Lombard en los medianos, y en la categoría de los semicompletos llegaría a la cúspide de su nivel como artista marcial mixto. 

La carrera del alumno de Kru Marc Montoya tomaría un rumbo increíble en los semipesados luego de adjudicarse triunfos por nocaut sobre las leyendas Rashad Evans y Mauricio “Shogún” Rúa, respectivamente. Anthony Smith sería premiado con una pelea estelar frente al excontendiente Volkan Oezdemir y por enésima vez llegaría como el menos favorito, sobre todo por tratarse de una prueba prematura ante uno de los mejores 5 del mundo en la categoría. Era comprensible, por supuesto. Oezdemir conseguiría dominar a Smith durante los dos primeros rounds poniéndolo en situaciones peligrosas, pero la versatilidad de su rival predominaría consiguiendo una estrangulación trasera en el tercer round.  

Una serie de 3 victorias consecutivas sería suficiente para darle a Smith una vertiginosa pelea de campeonato frente a Jon Jones. La lógica de pelea se haría respetar con la victoria de Jones, pero sería por puntos, luego de 25 minutos y de casi ser descalificado por un rodillazo ilegal que le restaría los respectivos 2 puntos. 

La odisea de Anthony Smith en los semipesados parecía haber terminado para muchos después de su pelea de campeonato y un enfrentamiento con Alexander Gustafson sería visto como una sentencia que marcaría una de sus últimas peleas como top en la categoría. Nuevamente, la comunidad del deporte subestimaría al estadounidense olvidando sus victorias sobre el excampeón Mauricio “Shogún” Rúa, el exretador al título Volkan Oezdemir y aquella última derrota donde Jon Jones no podría terminarlo. 

Smith plantearía una excelente estrategia frente a Alexander Gustafsson ganando los primeros 10 minutos. El plan de pelea del estadounidense se modificaría en el cuarto round después de romperse la mano: Gustafsson cometería un error que les costaría ir al piso y perder la pelea luego que Smith consiguiera una llave de mataleón. 

Anthony “Corazón de León” Smith ha solidificado su nombre en la categoría como un contendiente real y uno de los mejores del mundo. El producto del gimnasio Factory X, donde también entrenan atletas como Ian Heinisch, Chris Camozzi, Brian Foster y la leyenda de Bellator Joe Warren, entre otros, ha puesto las cosas claras en la división y otra vez está cerca del título tras ganar en Estocolmo y encabezar 4 eventos consecutivos.

Ha sido hasta hoy una carrera profesional de 11 años, con una serie de altibajos—de competir en diversas promotoras regionales y de dejar un trabajo normal para dedicarse a tiempo completo a las MMA en busca de cumplir sus sueños—que paulatinamente lo llevarían al punto más alto en el octágono de UFC.

Anthony Smith es otro gran nombre, otro peleador de la nueva generación que está dando que hablar en la categoría y que se mantiene en la contienda por el título con otros atletas como Dominick Reyes, Johnny Walker y Aleksandar Rakic.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí