La division mosca en UFC estuvo apunto de desaparecer hace poco con un campeón dominante como Demetrious Johnson. El triunfo de Henry Cejudo y sus posteriores victorias ayudaron a revivir una división que el presidente de la compañía ya no tomaba en cuenta y había cortado de su contrato a más de un peleador.

Uno de esos grandes peleadores que fueron cortados de su contrato fue Brandon Moreno. El atleta mexicano salió de la compañía luego de ingresar en la temporada The Ultime Fighter Team Benavidez vs. Cejudo, donde todos los competidores eran campeones de diferentes promotoras y el ganador disputaría una oportunidad por el cinturón contra el campeón de peso mosca DJ; Brandon no logró llegar a la final pero consiguió el ansiado contrato en UFC, y así llegó a tener una racha tres victorias consecutivas frente a Louis Smolka, Ryan Benoit y Dustin Ortiz.

Vendría su gran oportunidad para acercarse al cinturón y ser estelar en el evento UFC Fight Night en Ciudad de México frente Sergio Pettis. Este combate, a pesar de la gran batalla que dio, lo ganó el dirigido por Duke Ruffus por decisión unánime.

Casi un año después de este pelea, se toparía nuevamente con Alexandre Pantoja -quien salió victorioso durante The Ultimate Fighter- en UFC Fight Night Chile, donde perdió por una decisión unánime siendo una gran pelea y más de uno dándole la victoria a Moreno. En este punto, se toparía con la tormenta de despidos de peleadores moscas, algo que desde mi punto de vista no era justo, ya que habría mostrado muchas cualidades en sus combates y su record en la compañía no era negativo, su juventud lo ayudaba; sin embargo, eso no impidió que sea parte del recorte de peleadores en esta división.

Luego de estar alejado de las MMA, Moreno no paró de entrenar y siempre estaba esperando un regreso a UFC. Durante este periodo, estuvo activo compitiendo en grappling, además, firmó con la agencia deportiva Iridium Sports, dirigida por Jason House, con la cual luego de casi un año sin competir en MMA volvería a la jaula para disputar el cinturón Legacy Fighting Alliance frente a Maikel Pérez, al cual vencería en el cuarto asalto tras acabarlo a golpes. Esta victoria sería de suma importancia para él, ya que 3 meses después estaría volviendo a UFC en una revitalizada división mosca y ante un rival fenomenal como Askar Askarov, quien era el ex monarca de ACB con record invicto en diez combates.

La pelea sería bastante cerrada por parte de ambos y sería declarada como un empate. Brandon mostraba que estaba de regreso y ante fenomenal rival. Seguidamente, vencería de manera consecutiva a Kai Kara-France y a Jussier Formiga, contendiente al cinturón al cual le ganaría en una decisión unánime, victoria que lo ubicaría en lo más alto del top de la división.

Después de la victoria de Deiveson Figueiredo por segunda vez y de manera contundente ante Joseph Benavidez, mucho se habló de quién debería ser el contendiente al cinturón. Esa misma noche, Askarov ganaría un combate dominante a Pantoja, top 4 de la división, por debajo de mexicano y también pidió la oportunidad por el cinturón mosca. Otro de los nombres que también se asomó a la disputa por el cinturón, fue el del ex monarca de los pesos gallo Cody Garbrandt, que dijo estar muy interesado en enfrentar a Figueiredo en un combate por el cinturón mosca.

Acá la disyuntiva: ¿quién debería ser el contendiente cinturón?. Moreno ha hecho saber que desea y es el siguiente en la fila para disputar esa chance. Desde este portal también lo creemos por sus victorias y porque se encuentra topeado en el ranking; no obstante, eso escapa de las manos de todos y solo los matchmakers de la compañía decidirán quién enfrentará a Figueiredo en su próxima defensa titular.

Moreno se viene preparando bastante duro si la noticia de ser retador llega a él, así que solo nos queda esperar.